CARTA A LOS VIEJOS OLMOS
descargate el cartel  

He visto la fotografia de los olmos nuevos. Como parte de la vida que son, los viejos han dejado, con el paso de los años y sus achaques, el hueco libre para ser ocupado por otros jovenes, casi recien nacidos. Con ganas de crecer, fuerza para soportar el crudo invierno con sus gelidos dias y el peso de la nieve en sus ramas ; y entereza , para no flaquear ni achicarse bajo los amenazantes rayos del sol que alegran , a la vez que caldean la plaza, en las calurosas mañanas de verano.

No hay que dejar que nos invada la tristeza por este cambio. Al contrario, suerte la nuestra que hemos sido testigos de la existencia de dos generaciones de nuestros majestuosos y emblematicos olmos. Dejemos que el paso del tiempo les haga estar en el lugar que merecen volviendo a ser parte de la imagen que todos tenemos cuando recordamos Milmarcos y su plaza. Volveran a ser " los olmos".

Los nuestros, los viejos olmos, se fueron en silencio con un monton de "chascarrillos "entre su arcaico tronco; se fueron sin decir adios como tampoco contaron los dimes y diretes que bajo sus nobles ramas escucharon de unos y otros. Se fueron con sus ratos de chistes y de malas noticias............Sabian muchas cosas esos viejos y gigantes arboles pero con todos sus secretos bien guardados se fueron a la tumba, como los grandes amigos.

Que estos sean testigos de muchas sonrisas, felicidad y algun que otro secretillo que les llegara y seguiran con el ejemplo de los ancianos de oir, ver y callar. Volveran a ser los olmos de Milmarcos.

!Creced rapido, jovenes olmos!..............que el mochuelo anuncia su presencia en las noches de verano y esta acostumbrado a las viejas ramas.

Con todo mi cariño para vosotros y para mis viejos olmos.
Estrella Molina